20 de abril de 2008

intento I

No sé cómo surgió, ni cómo apareció. Día de lluvia, pelo enredado, humedad. Humedad. Iba perdida, para variar, contando las baldosas, reflejándome en los charcos, tarareando una canción, tocando -más bien, acariciando- las gotas. Estaba por cruzar la calle, por apoyar el pie en el asfalto. Algo llamó mi atención, creo que fue la visión de una nube alejada con forma de árbol. Sonreí ante la idea de que, tal vez, la naturaleza juega en el cielo moldeando las nubes. Ahora me acuerdo, ahí lo vi. Rozó mi impermeable gastado. Me pareció ver un atisbo de sonrisa en su rostro, aunque nunca sabré si aquel fue un signo de simpatía o de distante cortesía. Sus ojos me saludaron, sus ojos-mariposa, mirada que volaba, que me seguía. Fue ese momento en el que me di cuenta de eso: de que nunca más me iba a desprender de ella. Yo. Yo, que nunca esperé nada de la vida –aunque éste es un pensamiento circular, en realidad espero algo de la vida: no espero nada-, pero ahora no puedo, no tolero su ausencia. No sé quién es, pero tampoco sé quién soy. Sólo sé que cuando me rozó no pude distinguir el límite; si él era yo o yo era él o éramos uno formado por dos. Soy consciente de que sólo fue un instante, pero creo que de eso va la vida: instantes, momentos microscópicos. ¿Qué si lo voy a volver a ver? No sé, tal vez un día de lluvia, de sol, un día con nubes en forma de conejos o en el fin del mundo. Eso sí, la próxima vez, sonrío yo.

7 comentarios:

Damian! dijo...

muy interesante (y no es despectivo) este primer intento dio por resultado una muy buena historia-anecdota si fue verdad, creo fielmente que la proxima vez lo beses, es asi de simple, jajaja! sabes por que? porque quizas no haya otra oportunidad de hacerlo... lo digo por experiencia.
y si es una historia, te quedo muuuuy buena, sobresaliste en tu primer intento de largometraje...
Besos!

Jony dijo...

te quedo re lindo Lola!
igualmente no soy el tipo de persona qe disfruta de ese tipos de escritos con tinte poético o.. no se como explicarlo jajaaj
digo, asi los textos interpretables o cosas asi..
pero te quedo muy bueno la verdad!
te felicito

Socio del Desierto dijo...

Muy lindo lo que escribiste. Creo que tuve como esa sensación alguna vez. De encontrarte a alguien, cruzar miradas, roces, y sentir que esa persona puede ser todo. Y desear volvertela a cruzar.

celestecielo dijo...

encuentros nada casuales en nuestras vidas...
yo el año pasado siempre me encontraba camino a la facultad con un chico que caminaba por los cordones de las calles, y era imposible no mirarlo y viajar por ilusiones jeje
esos detalles en la gente, me atraen
^-^

Tomas dijo...

Sí, es lejos lo mejor, enamorarse fugazmente en la vía pública. Si me habrá pasado eh. Lo más gracioso es intentar descifrar lo que quieren decir sus caras al intercambiar miradas. Yo nunca sé si me miran bien, o si me miran mal, o si simplemente no emiten jucio de valor alguno, aunque de todas formas supongo que la gracia de este tipo de cosas es eso, lo enigmático, que nos va a marcar para siempre. Probablemente esté logueado desde el coso de mi hermano, así que aclaro que soy Agustín.

cursi enamorada del amor dijo...

que bien que pasen esas cosas. Es increíble como un detalle te puede dejar paralizada. Me pasó de ver muchachos atractivos y que nos miremos, y luego buscarlo siempre en el lugar donde lo vi solo una vez. Me encantó.
te mando un beso, buen finde! :)

Damian! dijo...

Ademas de mis piropos habituales, te deje una tareita en mi blog, para vos.
Besos!!